23 jul. 2010

Tema 12 María en la vida pública de Jesús

Un nuevo recursos solo para catequistas! :D envíen sus archivos y aportes a emmanelalex_@hotmail.com en el twitter como Rooftoops


Tema 12 María en la vida pública de Jesús

¿CÓMO APARECE MARÍA EN LA VIDA PÚBLICA DE SU HIJO?

Aparece de una manera muy significativa, María después de Caná, no interviene más en el misterio Él; queda fuera de escena, no por casualidad sino por voluntad expresa de Jesús. En el silencio de su corazón meditativo, recibe la Palabra como tierra fértil; Ella es la perfecta oyente y seguidora de Cristo.
Aunque los evangelistas hablan de un grupo de mujeres, que junto con los doce seguían y servían a Jesús con sus labores (Lc 8, 2-3), silencian el nombre de María. Es posible que también ella lo acompañara, de manera casi inadvertida dentro de ese grupo de mujeres.
Otra de las preguntas que surge en este tema es la siguiente: ¿En qué episodio de la vida pública de sus se menciona la persona de su Madre? Los sinópticos hablan de una "visita" recibida de la Madre de Jesús y sus Hermanos, (Mc 3, 31-35; Mt 12, 46-50; Lc 8, 19-21). Lucas relata una escena en la cual María es elogiada públicamente (Lc 11, 24-28); finalmente Marcos se refiere a la expulsión de Nazaret,  que sufre Jesús reconocido como "el Hijo de María", como se ve en todas estas circunstancias, el propósito de los evangelistas no apunta, a la persona de María, sino a la condición de discípula de Cristo y miembro de la familia de la Palabra, que se forma en torno a Ella.
En el tercer capítulo del Evangelio de Marcos, luego de la elección de los Apóstoles (13-19) dice que se dirigieron en seguida a su casa". Allí acudió de nuevo tanta gente, que no podían Jesús y los doce tomar alimento. Cuando los suyos se enteraron intentaron disuadirlo de esa vida, pues se decían "está fuera.' sí" (Mc 3, 20-21). Este pasaje se relaciona con el de Marcos (Me 3, 31-35), la palabra de Jesús sobre su "verdadera familia". Veámoslo:
Entonces llegaron su Madre y sus Hermanos Y quedándose fuera, lo mandaron llamar. La multitud estaba sentada alrededor de Jesús y le dijeron: tu Madre y tus Hermanos te buscan afuera, El les respondió ¿quién es mi Madre Y quienes son mis Hermanos? Y dirigiendo su mirada sobre quienes estaban sentados alrededor de Él, dijo: éstos son mi Madre y mis Hermanos, porque el que hace la voluntad de Dios, ése es  mi hermano, mi hermana y mi madre (Mc 3, 31-35).

Evidentemente, Él anuncia aquí los verdaderos vínculos espirituales, los únicos importantes que nos pueden ligara Él. Sus "hermanos" (primos, que se resistían a creer en Él) creaban obstáculos a su apostolado, tratando de llevárselo de regreso a Nazaret, reciben una respuesta tajante y definitiva. Al señalar con la mano a la multitud que lo seguía, contrapone su docilidad a Dios en contraste con incredulidad de los "suyos".
Otra escena evangélica que contiene un elogio encubierto de  María, elogio hecho por el propio Jesús es la siguiente. En una ocasión estando Jesús por hablar, luego de haber liberado a  un poseído por el demonio (Lc 11, 24-28) una mujer del pueblo levanto la voz en medio de la multitud y le dijo: "¡Bienaventurado el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron!" Pero Jesús replicó "¡Bienaventurados más bien aquellos que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica!" Jesús nos da aquí los criterios para entender la verdadera grandeza y felicidad de Nuestra Señora. Aquella humilde mujer del pueblo que como los Apóstoles, tenía una opinión muy terrena sobre el triunfo del Mesías. De hecho María es bienaventurada (Lc 1, 45.48), no tanto por su maternidad física sino por causa de su fe y de su amor que la tornaba más cerca de su Hijo. Fue eso lo que aludió Jesús en su respuesta. Podemos considerar que para María los años de vida pública de Jesús fueron un tiempo de rica maduración en su fe en Cristo y de continua preparación para su maternidad eclesial. Poco a poco y cada vez más, la espada que fue profetizada por Simeón (Lc 2, 35), o sea, la Palabra del Señor, fue penetrando en su alma; su vida de fe atrajo noches oscuras y auroras radiantes; Ella en ningún momento dudó de su Hijo. Lo acompañó hasta el fin. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias x comentar! mas comentarios en el twitter con Rooftoops